archivo

Sin categoria

Esta categoría contiene 3 entradas

Recomendación literaria: Cumbres Borrascosas, Emily Brontë

Cumbres_Borrascosas_Emily Bronte_BajaEmily es “mi Brontë”  favorita, sin dar lugar a dudas ¿cómo podría inclinarme por la poco reluciente Anne o la perfecta Charlotte (hablando de sus libros), teniendo a la salvaje Emily?

Todo transcurre en el campo, la familia Earnshaw su padre trae de la ciudad a un niño al que deciden llamar Heathcliff, a partir de ahí, se cuenta la historia de amor-odio entre Catherine y Heathcliff. Pero, no se engañen, esta no es una historia de amor, es la historia de dos personas que aunque saben que se aman mutuamente, se encargan de hacerse todo el daño posible, provocando traiciones, engaños y muerte. Desencadenando una posterior venganza, en la segunda generación, una venganza que involucra a la hija de Catherine (Cathy), al hijo de Hindley, hermano de Catherine (Hareton), y al hijo de Heathcliff (Linton).

Los personajes, conviene conocerlo poco a poco, aconsejaría que no se dejaran enamorar por los protagonistas (las vanidosas damas y los adustos hombres).

Algunos personajes:

Catherine, de belleza arrebatadora, como de una heroína cabe esperarse. Por momentos, insoportable, su falta de tacto para realizar las cosas y las razones que expone al casarse con Linton son las peores que pueden suponer.

Heathcliff encarna la crueldad, proclamándose el demonio de la historia, pero no puede ocultar que tras su despiadado corazón se encuentra el más intenso y apasionado amor, lo que no hace aceptable su comportamiento, producto del más bárbaro destino.

Cathy, la hija de Catherine, tiene una belleza y modales parecidos a los de su madre, al parecerle poco apropiado el tener trato con un primo (Hareton) a quien ve por encima del hombro y se “enamora” (aunque lo mejor es decir: encapricha) con su débil primo Linton (el hijo de Heathcliff).

Hareton, una de la víctimas de Heatcliff, condenado a la ignorancia, enamorado en silencio de Cathy, sufre y ama, un personaje que puede ser cruel, pero que deja entrever la triste existencia a la que ha sido condenado y de la cual no puede escapar, pues para él su tío Heathcliff es tirano y héroe (a la vez). Un joven que se verá recompensado, finalmente, obteniendo para él un tierno corazón (uno que no tuvo que arrancar con sus propias manos).

Así es la obra de Emily Bronte, Cumbres borrascosas, como ella: salvaje, apasionada, intensa, fuerte, libre, impertinente y arrebatadora.

Anuncios

Dendrímeros

Para empezar, ¿qué son los dendrímeros? Pues bien, los dendrímeros son un tipo de polímeros hiper-ramificados (esto es, moléculas muy grandes, altamente ramificadas, como se muestra en la figura), con la característica de que cada rama tiene la misma estructura y peso molecular.

tan grandes como quierasLa palabra dendrímero proviene del griego dendrón, que significa árbol, y se emplea debido a su forma, pues su patrón estructural es semejante al de las copas de los árboles.

arbolEstructura

estructuraNúcleo: Punto de partida para la ramificación.

Ramas: Unidades repetitivas que se expanden desde el núcleo y definen al dendrímero.

Grupos Terminales: Definen la periferia del dendrímero

Síntesis

El mecanismo de síntesis de este tipo de polímeros se le llama “Síntesis en cascada”, ya que los polímeros se construyen por etapas, mediante la repetición de una secuencia de reacciones, que permite la multiplicación de unidades repetitivas y de grupos funcionales terminales.

Existen dos métodos constructivos básicos: Divergente y convergente.

Divergente

El dendrímero crece hacia afuera desde un centromultifuncional.

diver

Convergente

Acoplamiento de entidades dendriméricas, llamadas dendrones, en un núcleo multifuncional.

converAplicaciones

En medicina: Diagnósticos in vitro, transporte de fármacos y terapia génica.
También tienen aplicaciones en óptica: como medios de almacenamiento de información, recubrimiento de fibras ópticas (luego les hablo un poquito de fibras ópticas).

¡Esto y más, nos ofrecen los dendrímeros!

Referencias e imágenes

Dendrímeros: Imitando a la naturaleza, Cruz Morales, J.A.; Guadarrama Acosta Patricia. Materiales Avanzados, IIM-UNAM, Año 1, no. 3.

Dendrímeros y sus aplicaciones biomédicas, Gonzalo, T.; Muñoz Fernandez M.A.

“De revolutionibus orbium coelestium“ Copérnico (La revolución copernicana Parte II)

En esta trilogía sobre “La revolución copernicana”, ya hemos hablado en La Revolución Copernicada parte I  sobre el modelo geocentrista y las ideas de Ptolomeo, en esta segunda entrada, estamos ya en el siglo XVII y nos dedicaremos al libro , “De revolutionibus orbium coelestium “ (Sobre las revoluciones de las esferas celestes) de Nicolás Copérnico y la presentación formal del heliocentrismo. Posteriormente, en una tercera entrada hablar de su club de fans…

Empecemos con una serie de datos interesantes sobre éste libro:

-Tiene un célebre prefacio, escrito por Andreas Osiander, que ayudó a que el libro no fuera censurado por la comunidad intelectual (dado que el geocentrismo gozaba de preferencia): “Es propio del astrónomo calcular la historia de los movimientos celestes con una labor diligente y diestra. Y además concebir y configurar las causas de estos movimientos, o sus hipótesis, cuando por medio de ningún proceso racional puede averiguar las verdaderas causas de ellos. (…) Y no es necesario que estas hipótesis sean verdaderas, ni siquiera que sean verosímiles, sino que basta con que muestren un cálculo coincidente con las observaciones.”

-No es tan espectacular, hablando de su redacción, comparado con el libro de Ptolomeo.

-Utilizó mediciones astronómicas que no eran suyas (y no eran demasiados datos).

-Un libro que en los primeros capítulos nos da todas las conclusiones de sus investigaciones y reflexiones (¡Muy anticlimático!)

-El libro salió a la luz 36 años después de que Copérnico lo inició y poco después de que el muriera.

Procedamos, directamente, a las conclusiones, plantadas en los primeros capítulos del libro:

-El mundo es esférico (lo que Copérnico considera el universo, que para nosotros sería el sistema solar)

-La tierra también es esférica

-El movimiento de los cuerpos celestes es regular y circular, perpetuo o compuesto por movimientos circulares.

Hasta aquí, todo esto es muy Ptolomeico: la idea de la esfera como un ideal de perfección y el movimiento circular uniforme para los planetas. Pero ¡Ojo! Ya se ha demostrado que ninguna de estas aseveraciones es correcta.

Vamos al meollo de la cuestión, la presentación del heliocentrismo... ¿Cómo justificó Copérnico que la Tierra si se movía y su posición? Usando una cita textual del , De revolutionibus orbium coelestium, dejemos que Copérnico nos explique:

El que los astros errantes se perciban una veces más cercanos a la tierra, y los mismos otras veces más alejados, necesariamente prueba que el centro de la tierra no es centro de aquellos círculos. Lo que consta que si la tierra se acerca o se aleja de ellos o ellos de la tierra, y no sería asombroso, si alguien opinase que además de aquella revolución diaria existe algún otro movimiento de la tierra. Platón opinó que la tierra giraba, e incluso se movía con varios movimientos y que era una más entre los astros.”

Y además justifica que la tierra si se mueve, diciendo: “Como nada impide la movilidad de la tierra, pienso que ahora hay que ver si le convienen varios movimientos, de modo que pueda considerarse uno de los astros errantes.

Yo creo que la gravedad no es sino una cierta tendencia natural, dada por la divina providencia del hacedor del universo, para conferirles la unidad e integridad, juntándose en forma de globo. Este modo de ser es también atribuible al sol, la luna y las demás fulgurantes entre las errantes.

Puesto que si se cambiara el movimiento de solar en terrestre, concedida la inmovilidad del sol y de las estrellas fijas, por los cuales se convierten en estrellas matutinas y vespertinas, aparecería del mismo modo y también las detenciones, los retrocesos y avances de las errantes, no parecería como propio de ellas, sino como un movimiento de la tierra, el cambiar en virtud de sus apariencias. Finalmente se pensará que el sol ocupa el centro del mundo. Todo esto nos enseña la razón del orden según la cual se suceden unas cosas a otras, la armonía de todo el mundo, si , como dicen, con los dos ojos contemplamos esta cuestión.”

Luego entonces… la Tierra se mueve y el sol es el centro del Sistema solar… Así es como, con argumentos no del todo claros, que parecen formarse más en una opinión y que después pretende reforzar con datos y cálculos, pero que no concreta lo suficiente, hacen falta corregir muchas cosas, pero la idea está sobre la mesa y hay un grupo de comensales dispuestos a probarla.

Así, por muy raro que suene, la Revolución Copernicana no fue encabezada por Copérnico, sino por un grupo de grandes hombres… En la siguiente entrada podrán enterarse de quiénes y cómo ayudaron a esta revolución.

La Revolución Copernicada parte I

La Revolución Copernicada parte III

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Anuncios