archivo

Diegodin

Diegodin ha escrito 3 entradas para La Comunidad de la Ciencia

¿4 billones de años a velocidad luz ?

Space_Galaxy_027637_

Sí, eso es lo que tardarías en recorrer la galaxia más grande del Universo en un vehículo a velocidad luz, 4 billones de años, y es que un grupo internacional de astrónomos dirigidos por la University of Central Lancashire (UCLan) encontraron “la estructura más grande del Universo”. Dicha estructura es un gran grupo de cuásares (large quasar group o LQG) y tiene un tamaño de 1200 Megapársecs (Mpc), que equivale a 4 millones de años luz.

Para que te des una idea la LQG (large quasar group) es 1600 veces más grande que la distancia que separa nuestra galaxia, la Vía Láctea y su hermana Andrómeda, la cual es de 0.75 Megapársecs o 2.5 millones de años luz.

Los astrónomos explican que el descubrimiento con este grupo de cuásares se contrapone a la teoría moderna de la cosmología basada en el trabajo de Albert Einstein, la que indica que no deberían ser  encontradas estructuras de un tamaño mayor a los 370 Mpc.

Link: Astronomers discover the largest structure in the universe (publicado en Royal Astronomical Society)

Anuncios

¡Yo si quería un parque Jurásico!

Vida media del ADN

Muchas personas soñamos con visitar un parque lleno de seres prehistóricos, alimentarlos y convivir con ellos, otros tantos enfrentan la apología del terror llena de bestias con enormes dientes y garras que podrían devorarnos en un instante. Pero…

“¿Existe la posibilidad de extraer ADN de mosquitos prehistóricos preservados en ámbar?”

Es una enorme tarea determinar si estas ideas son posibles, y lo primero que se debe tener es ADN prehistórico, la base de la vida de todos los tiempos, para ello es difícil encontrar fósiles que aún contengan restos completos de esta molécula para realizar las determinaciones necesarias.

Sin embargo, para realizar dichas tareas hay que tomar diversas variables que puedan degradar al ADN, entre las que encontramos temperatura, pH, humedad, carga microbiana y el oxígeno.

Todo en esta vida tiene un tiempo para existir, y un equipo de paleontólogos a cargo de  Morten Allentoft de la Universidad de Copenhague y de Michael Bunce de la Universidad Murdoch, se dieron a la tarea de determinar el tiempo que “vive” el ADN.

Para ello, examinaron ADN mitrocondrial de 158 muestras obtenidas de fósiles de Moas que tienen entre 600 y 8,000 años de antigüedad. Las moas son un tipo de aves que habitaban Nueva Zelanda hasta hace 500 años debido a su extinción. La fragmentación de ADN determinada tiene una tasa de  5.50 × 10–6 nucleótidos en un año, 400 veces menos a la calculada anteriormente in vitro a un pH de 5,0.

¿Entonces cuánto “vive” el ADN?

El grupo de Paleóntologos publicaron en la revista Proceedings B de la Sociedad Real, que el tiempo de vida media del ADN es de 521 años, eso quiere decir que en 521 años la mitad de enlaces de nucléotidos que conforman la molécula del ADN  se romperán y que tras otros 521 años, otra mitad de enlaces tardarán en romperse.

“Con esto confirmamos que es es incorrecto recuperar ADN de insectos preservados en ámbar” –Afirma Simon Ho, un biólogo computacional de la Universidad de Sidney.

La siguiente tarea es determinar el tiempo que tarda en degradarse el ADN en diversas condiciones y lugares, como en volcanes, glaciares y cavernas.

Lamentablemente no podré tener mi parque prehistórico después de todo, y afortunadamente muchos podrán descansar tranquilamente después de saber que un Velociraptor no abrirá la puerta de su casa.

http://www.nature.com/news/dna-has-a-521-year-half-life-1.11555

http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/early/2012/10/05/rspb.2012.1745

Planilandia. Una novela de muchas dimensiones.

Planilandia es una novela de ciencia ficción escrita por Edwin A. Abbott y narra las aventuras de un cuadrado, si, leyeron bien, un cuadrado, llamado A. Square el cual vive en un mundo de dos dimensiones, donde solo existe el ancho y el alto, sus habitantes son figuras geométricas regulares, donde la posición social está dada por el número de lados y la mujer es representada por una línea recta, por el hecho tener sólo emociones y no razón. A. Square (A. Cuadrado)  nos describe su mundo, a nosotros los seres de Espaciolandia  y la manera en la que viven sus habitantes. Él vive en una sociedad muy bien estructurada y conservadora, donde sólo la minoría puede tomar las decisiones de todo su mundo. En sí mismo, el autor echa a volar la imaginación, pues indaga mucho en detalles para lograr entender la segunda dimensión.

Después de criticar su mundo, A. Square encuentra el camino para viajar a otras dimensiones, Puntolandia, el mundo de 0 dimensiones, Linealandia, el mundo de 1 dimensiones y Espaciolandia, el mundo de 3 dimensiones, en todas ellas se vivía la misma situación que en Planilandia, una sociedad rígida y clasista, y al tratar de dar un punto de vista desde otra perspectiva, A. Square encontró que los seres de otros mundos no son tan abiertos para recibir nuevas ideas, si no todo lo contrario, nadie recibe nuevas propuestas de un extraño.

¿Cómo sería la existencia en un mundo de dos dimensiones? ¿Y de una sola? ¿Y de ninguna dimensión? […] En Planilandia, la fantasía matemática se entrecruza con otro género: el de la sátira social (en su variante de viajes imaginarios en clave cómica, en la línea de Rabelais o Swift). La crítica social aquí alcanza mucho más allá de la sociedad victoriana que constituía su blanco directo. La condición plana del mundo de Planilandia, y la consiguiente imposibilidad de mirar hacia arriba o hacia abajo, funcionan como una eficaz metáfora para la representación satírica de la estrechez de miras de una sociedad regida por una élite satisfecha de sí misma, cuyo prestigio se basa en la desigualdad institucionalizada. Las posiciones del autor, expresadas de forma metafórica en este libro, parecen adelantarse casi un siglo a su tiempo. Y es por ello que, al cabo de más de cien años desde su publicación, esta novela aun goza de vigencia y de sensación de actualidad.

Una novela de muchas dimensiones.

Una novela de muchas dimensiones.

Es una lectura sencilla, breve, resulta fácil de leer y de entender, un clásico que no debe faltar en tu itinerario, una breve crítica a la sociedad en la que el autor vive y nos hace ver que muy a menudo somos cerrados a las ideas de personas nuevas e incluso de las que conocemos desde hace ya mucho tiempo. Insisto en que es mejor que ustedes mismos descubran el final de la historia de nuestro querido amigo y protagonista A. Square.

Archivos

Actualizaciones de Twitter