leyendo
Artículos de Divulgación

Súperbichos: sobrevivientes de batalla

¿Cuántas veces nos hemos sentido mal, vamos al médico y éste nos receta un antibiótico debido a que alguna infección nos está causando un malestar? ¿Te has puesto a pensar lo que sucede cuando te tomas el antibiótico? ¿Y qué pasa cuando, para nuestra suerte, el malestar causado es causado por un microorganismo resistente al antibiótico?

El uso de antibióticos para el tratamiento de algunas enfermedades ha sido de gran importancia dentro de los últimos años, algunos de éstos son producto del metabolismo de algunos microorganismos y otros son de origen sintético, es decir, producidos en un laboratorio. Se considera que el inicio del uso de los antibióticos fue en 1928, con el descubrimiento de la penicilina; pero, personalmente, considero el inicio de la era de los antibióticos cuando Paul Ehrlich, en 1909, descubrió el salvarsán, sustancia utilizada para el tratamiento de la sífilis.

Cuando hablamos del uso de antibióticos, generalmente, nos referimos al tratamiento de enfermedades causadas por bacterias. El modo en que actúan los antibióticos sobre éstas es muy variado, ya que pueden actuar inhibiendo la síntesis de la pared celular (como las penicilinas) o impidiendo la replicación de su material genético (como las sulfonamidas).

Pero he de decir que las bacterias no son nada tontas, y a través del tiempo, han desarrollado técnicas para evitar que los antibióticos hagan de las suyas. Cuando alguna bacteria patógena es capaz de infectar al organismo tiene que sobrevivir a diversos tipos de “batallas”. Primero debe sobrevivir a los ataques y a la competencia de nutrientes con las bacterias de la flora normal (las bacterias que viven en simbiosis con nosotros) o sobrevivir para llegar a partes del cuerpo donde una infección representa peligro. Si éstas son capaces de establecerse, tendrán que superar a las condiciones que sean “impuestas” por el sistema inmunológico. Una vez que hayan logrado sobrevivir a estas condiciones, viene la otra batalla, aquella donde nosotros ayudamos a nuestro cuerpo con el uso de antibióticos. Al iniciar el tratamiento, las bacterias más sensibles mueren, al ir aumentando la dosis (por continuar el tratamiento) seguirán muriendo las demás bacterias. Una vez terminado el tratamiento (o porque no hayamos acabado el tratamiento), habrán sobrevivido algunas bacterias.

Las bacterias sobrevivientes a esta última batalla, habrán modificado su material genético y serán capaces de transmitir su material genético para que futuras generaciones de bacterias sean capaces de sobrevivir al antibiótico, ya que éstas son capaces de compartir o “heredar” su material genético (ya que como se mencionó en “Dios también juega a los dados” el material genético es hereditable). Los mecanismos en que las bacterias transmiten su material genético es variable (pudiendo ser mediante la transmisión de material genético por virus, por mecanismos propios de las bacterias o por la destrucción de la bacteria para que el material genético liberado sea “captado” por otras y añadido a su genoma), pero que las bacterias muten puede implicar que el antibiótico sea modificado para que no efectúe su acción, o que la bacteria cambie alguna de sus estructuras para que no pueda ser identificado por el antibiótico.

Esta es la razón por la cual se recomienda que uno acabe su tratamiento o que la venta de los antibióticos sea controlada, pues a veces por el mal uso de los antibióticos las bacterias han logrado crear defensas contra éstos (un ejemplo clásico son las penicilinas y las tetraciclinas). Por el último, como dato curioso, uno de los antibióticos utilizados como última línea de defensa (debido a que es de los últimos y más efectivos encontrados) es la vancomicina, pero se ha encontrado que ¡algunas bacterias ya son capaces de sobrevivir a este antibiótico! Al inicio del uso de antibióticos no se creyó que esto pudiera pasar. Actualmente se trabaja en la búsqueda de nuevos antibióticos capaces de combatir a estos “súperbichos”.

Anuncios

Acerca de jorg2491

Fan de la música, la ciencia, química, deporte, videojuegos! :9

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: El top de las Infecciosas « La Comunidad de la Ciencia - 17/04/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: