leyendo
Artículos de Divulgación

Veneno para la belleza

A lo largo de nuestra convivencia con los medios de comunicación, es decir, de la televisión, Internet, entre otros, hemos visto pasar una incontable variedad de mujeres y hombres con una belleza sin igual, y por supuesto otros que no fueron beneficiados con este don. Pero nos centraremos en los primeros, los personajes guapos y bellos.

A pesar de que sus rostros parezcan casi una creación divina, éstos no se libran del paso del tiempo y del deterioro que deja tras su paso, y esos rostros bellos y músculos torneados comienzan a sufrir los estragos de la edad, apareciendo las primeras arruguitas incómodas.

Todavía no se ha encontrado la forma de detener el tiempo, así que estos personajes han tenido que recurrir a algunos trucos para evitar que el envejecimiento haga de las suyas y se someten a diferentes tratamientos y operaciones estéticas que mejoren su apariencia.

Un tratamiento muy conocido es el llamado Botox®, que no es más que la simple marca comercial con la que se conoce una toxina denominada “toxina botulínica” o “botulina”.

Esta sustancia es generada por una bacteria llamada Clostridium botulinum y es una “neurotoxina”, es decir, una sustancia que actúa en el sistema nervioso central, dicho de una forma más simple altera su funcionamiento. Este sistema es el encargado de una gran variedad de funciones en los seres vivos, una de las más importantes es modular los movimientos.

La toxina botulínica interactúa principalmente con las uniones neuromusculares, que son como un puente de paso entre dos regiones, una de las cuales llamaremos nervio periférico y el lado opuesto que llamaremos músculo; lo que va a pasar por este puente es nada más y nada menos que una sustancia que hará el papel de mensajero entre las dos regiones, así pues, el nervio periférico le manda mensajes al músculo de que se mueva o de que no se mueva, a este mensajero le llamaremos “acetilcolina”. Este sería el funcionamiento habitual entre las dos regiones ¿Pero qué pasa si en este puente colocamos un escuadrón de soldados que no permitan que el mensajero atraviese el puente? Naturalmente el mensaje no sería recibido por la otra región así que no se enteraría y por lo tanto no haría nada. Este escuadrón de soldados es la toxina botulínica  la cual bloquea la liberación de acetilcolina lo que se produce como resultado: una parálisis muscular temporal, y como solamente no permite la liberación de acetilcolina pues no se genera ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

Si sumamos estos hechos al no querer envejecer, pues con las medidas de seguridad necesarias y en el lugar adecuado se puede inyectar esta toxina en zonas especificas. Un ejemplo, es donde se forman las muy conocidas “patas de gallo” así paralizamos los músculos de esa zona con la toxina botulínica y les decimos adiós a esas molestas arrugas. No podremos evitar envejecer pero si podemos vernos con la piel firme por un largo tiempo.

Cabe mencionar que el tiempo que dura esta parálisis planeada tiene caducidad, y va disminuyendo dependiendo la cantidad de veces que fue aplicada con anterioridad, pues como es una sustancia extraña nuestro ejército personal llamado “sistema inmune” no tarda en mandar refuerzos para combatir y ayudar a que el mensajero pueda pasar. Algunas batallas las pierde o las gana después de muchos intentos, pero como cuenta con un sector de inteligencia, por llamarlo de alguna manera, pronto va adquiriendo experiencia sobre el enemigo y armas que lo ayuden, lo cual facilita su combate y las batallas ganadas se logran en menor tiempo. Así para lograr eliminar las arruguitas las dosis de toxina aumentan y son mas frecuentes.

Una parte que ya no concierne al hecho del envejecimiento pero que es muy importante mencionar, es que esta toxina, en estos tiempos, es utilizada por la industria de la belleza con una regularidad atroz. También tiene su lado maligno, pues una también es la causante de una enfermedad llamada botulismo que se caracteriza por producir  alteraciones vegetativas tales como: sequedad de boca, náuseas y vómito, así como  parálisis muscular progresivas que puede llegar a ser causa de muerte al afectar la función respiratoria o de cualquier otro órgano, que si se paraliza puede resultar fatal, como el corazón. Por lo mismo puede emplearse como un arma muy peligrosa ya sea química o biológica y por lo cual fue prohibida por las convenciones de Ginebra y la Convención sobre armas Químicas, para evitar así que algún país o terrorista la utilice y provoque una gran catástrofe.

Finalmente como toda esta toxina tiene sus pros y sus contras, pero no todo es tan malo pues esta toxina aparte de ayudarnos a mejorar nuestra apariencia también es empleada en la industria medica para corregir algunas alteraciones musculares como lo es el estrabismo y muchos otros padecimientos más.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Veneno para la belleza

  1. woooooow me agrado bastante el articulo muy completo y nada tedioso

    Publicado por metallman | 27/01/2012, 10:44 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: