leyendo
Artículos de Divulgación

El receptor dice: cambio y fuera

Diariamente estamos sujetos a señalamientos que hacen que la vida en la ciudad sea menos caótica; muchas veces, de forma inconsciente o rutinaria, respondemos a un semáforo cuando está en la luz roja y otras más tenemos que estar sujetos al límite de velocidad para evitar multas, pero ¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo es que nuestro cuerpo puede funcionar de manera ordenada? En este momento muchas sustancias químicas recorren tu cuerpo, justo en este momento que tú está leyendo esto y no te percatas de todo lo que tus ojos, y tu organismo entero, tienen que hacer para poder analizar la imagen que está viendo.

Para responder esta pregunta imaginemos que vamos a armar un rompecabezas donde debemos encontrar dónde es que encajará la pieza, bueno ahora traspasemos esa imagen en nuestra mente, imaginando que una de las piezas que está buscando acomodar es una sustancia como la cafeína, que contiene su refresco de cola favorito, que va a recorrer el sistema circulatorio para poder encontrar la otra pieza faltante, siendo ésta una proteína donde nuestra molécula de cafeína se va a acomodar perfectamente. Esta proteína es una molécula blanco, y ésta puede que se encuentre en la superficie de la membrana celular o dentro de la misma célula. Ésta proteína mediará el efecto de la cafeína producido en nuestro organismo, a esta proteína la llamaremos receptor, ésta funcionará como un “señalamiento” para indicar a nuestro cuerpo de las sustancias presentes y ayudará a que éste funcione normalmente o de acuerdo al estimulo recibido.

Ahora tratemos de explicar como funcionan estos receptores, y para ello cabe destacar que existen 4 tipos. Para el primero de ellos utilicemos un ejemplo que muchos tienen  que experimentan en su vida cotidiana: viajar en el metro de la ciudad de México en horas pico. Imaginemos que la carcasa del vagón es la membrana de una célula y la puerta será aquella proteína que permita que diferentes moléculas cargadas positiva y negativamente (iones), ahora supongamos que nuestro metro se encuentra trabajando en la tarde donde solamente un tipo de iones puede entrar a los vagones delanteros y éste llega a una terminal, únicamente los iones de ese tipo podrán entrar al vagón vacío hasta que quede lleno, ahora cuando nuestro metro llegue a la estación Balderas, muchos de los iones que entraron querrán salir dejando al vagón casi vacío y llenando los andenes. A este movimiento de iones  dentro de una célula se dice que se están moviendo a favor de un gradiente de concentración y los receptores capaces de hacer esto se les llama “receptotes ionotrópicos”.

El segundo tipo de receptor lo podemos asociar al siguiente ejemplo: fichas de dominó. ¿Recuerdas que si formas cada una de las fichas y luego empujas una de ellas, para que poco a poco todas cayeran? Bien, nuestro dedo funcionará esta vez como una molécula y la primera ficha que recibirá el impacto la llamaremos “proteína G”, al impactar nuestro dedo con la primera ficha se desencadenará la caída de las demás, es decir, cuando la molécula llega a la proteína G esta desencadernará una serie de reacciones que permitirá observar los efectos inducidos por la molécula, a este tipo de receptores se les conoce como “receptores metabotrópicos”, y los podemos identificar debido a que siempre van a estar ligado a este tipo de proteínas.

En el siguiente tipo de receptor vamos a usar un ejemplo un tanto más extraño que los anteriores, vamos a imaginar un sistema donde tengamos dos palitos de pan que les pegamos en los extremos unos imanes, y vamos a suponer que están en un sistema que los gira para que se unan o se separen, pongamos que ese mecanismo se da por un botón, ese botón nuevamente será el receptor y los palitos serán las cinasas que al tener un grupo –SH (un grupo “especial”) que es representado por los imanes, al estar unidos tendrán el efecto y al estar separados no. Este tipo de receptores es llamado receptor acoplado a cinasas.

El último tipo (no ahondaré mucho en el tema), sólo cabe destacar que son los receptores que regulan la transcripción génica, que es la que nos dará como resultado que la célula produzca proteínas que serán aprovechadas está en diferentes funciones.

Podemos ver que esto de los receptores hace que tengamos una mejor impresión de la maravilla molecular que conforman nuestro organismo, si les interesó mucho sobre este tema y quieren profundizar, les recomiendo el libro de “Principios de Bioquímica” de Lehninger o “Farmacología” de Rang.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: